Halloween party ideas 2015


Parece una hipótesis poco probable, es cierto. Pese a tener el papel de salvador en un equipo como el Real Madrid partido sí, partido también, los focos los copan otros jugadores, quizás más mediáticos, pero menos decisivos en su actuaciones que el guardameta tico. A nadie sorprende ya que las crónicas señalen al portero blanco como el mejor de su equipo sea cual sea el partido, lo que nos hace plantearnos esta cuestión.
Indudablemente, conseguir siquiera ser finalista de un trofeo que te reconoce como el mejor jugador del mundo durante la temporada es algo mucho más que complicado para Keylor. El primer motivo es simple: el Real Madrid debería de ganar títulos y el único al que aspira esta temporada es la Liga de Campeones, el más complicado sin duda, pero los blancos siguen siendo uno de los favoritos en una Champions de la que apenas les separan cinco partidos para conseguir levantarla. Precisamente en la máxima competición en lo que al viejo continente se refiere, Keylor acaba de batir la marca de Van der Sar de la temporada 1995-96, y acumula 720 minutos sin encajar un gol en la Champions, sin recibir ni uno sólo en lo que va de esta edición de Liga de Campeones.
El segundo de los motivos, incluso más decisivo e importante que el anterior, es su demarcación en el terreno de juego: portero. Algo que nunca ha jugado a favor cuando de llevarse el Balón de Oro se trata. Sólo uno consiguió ganarlo y fue hace ya 53 años, el ruso Lev Yashin, la araña negra, en el año 1963. Desde entonces sólo cuatro guardametas, Dino Zoff (2º en 1973), Oliver Kahn (3º en 2001 y 2002), Gianluigi Buffon (2º en 2006) y más recientemente Manuel Neuer (3º en 2014), han conseguido ser finalistas y entrar en las tres primera plazas del codiciado galardón que creó la revista France Football en 1956.

En 1973 el italiano Dino Zoff se quedó a las puertas de ganarlo con la Juventus de Turín, pero un Johan Cruyff que acaba de aterrizar en el Barcelona acabó llevándoselo después de ganar la Copa de Europacon el Ajax. Casi 30 años tuvieron que pasar para ver a otro cancerbero optar a ganarlo. Fue el alemán Oliver Kahn, que también entró en la terna final tras ganar la Champions con el Bayern en 2001 (el año que ganó Michael Owen por delante de Raúl González), y quedar subcampeón del mundo con Alemania en 2002, siendo nombrado mejor jugador del Mundial por delante de Ronaldo (que acabó llevándose su segundo Balón de Oro). En 2006 fue Gianluigi Buffon, quien tras dar a Italia un Mundial en los penaltis ante Francia, vio como su excompañero en la Juventus, Fabio Cannavaro, ganaba el título en una polémica decisión. El último que estuvo en la final del Balón de Oro fue Manuel Neuer en 2014, pero pese a su gran actuación con Alemania ganando el Mundial de Brasil, nada pudo hacer ante la dupla Leo Messi-Cristiano Ronaldo en la decisión final.
Muchos echarán en falta a Iker Casillas que, pese a su gran temporada en 2010 en la que fue decisivo en el primer Mundial que consiguó la Selección Española en su historia, se quedó fue del trío ganador, que lideró Messi por delante de Iniesta y Xavi Hernández en una de las ediciones que levantó más polémica en la historia del Balón de Oro.
Keylor Navas comenzó la temporada en el Real Madrid más fuera que dentro, con David De Gea con el contrato firmado por los blancos y el costarricense haciendo las maletas, pero el destino (o un fax que llegó tarde) quiso que se quedara en la capital. Desde entonces no ha parado de cuajar grandes actuaciones, convirtiéndose en el mejor de los blancos con sus paradas a base de reflejos y trabajo. El éxito del Real Madrid en esta temporada dependerá en gran medida en si sigue a este increible nivel
futbol.as.com

Con la tecnología de Blogger.