Halloween party ideas 2015


Un estudio reciente del catedrático de Fisiología de la Universidad española de Granada, Manuel Castillo, demostró que beber cerveza después de hacer actividad física no es perjudicial para el organismo. En dosis razonables, es lo mismo que tomar agua.


El consumo moderado de cerveza clara tras realizar ejercicio en ambientes muy cálidos y que implican sudar mucho, permite hidratarte casi como si tomaras agua, además de que para algunos es más placentero y puede servir de estímulo, probó Manuel Castillo Garzón, catedrático de Fisiología de la Escuela de Medicina de la Universidad de Granada.
“Su alto contenido en agua, el equilibrio de sus componentes (hidratos de carbono, bajo contenido en sodio y ausencia de grasas), su bajo aporte calórico (una cerveza, 200 mililitros, contiene 90 Kcal y si se trata de cerveza sin alcohol 45 Kcal) y su baja graduación alcohólica (4º-5º); hacen de la cerveza una bebida interesante para el mantenimiento de los márgenes cardiosaludables del deportista”, afirmó el profesor tras llevar a cabo su investigación.
Eric Fiedler leyó este estudio y se enteró de que los que se rehidrataron con cerveza, saciaron su sed más rápido, y sintieron que se recuperaron antes, que los que tomaron agua.
Fue entonces cuando comenzó a organizar carreras que salían desde su casa, y corrían entre 5 y 8 kilómetros. La meta era algún bar con buena cerveza. Él les insistía que la recompensa de la cerveza merecía esfuerzo físico.
Hoy son conocidos como los Fishtown Beer Runners y promulgan eso, esfuerzo físico que se recompensa con cerveza. Beben moderadamente y se impulsan a ganar más kilómetros cada vez para sentirse mejor físicamente.
No olvides que obtienes beneficio siempre y cuando lo hagas de manera responsable y lleves una alimentación saludable y equilibrada.
EFE / Tomepalpinto.com
Si te interesó lo que acabas de leer, recuerda que puedes
seguir nuestras últimas publicaciones por Facebook


Con la tecnología de Blogger.